Entradas populares

jueves, 27 de septiembre de 2018

Primera noche a bordo

Se que a muchos les parecerá increíble que solo ahora, tras mas de cuatro años como patrón del Viejo Quimura, haya optado por realizar una travesía que implicaba pasar una noche a bordo. Pero es lo que tiene la mezcla de velero con muchas necesidades de mantenimiento (por no decir de actualización a los tiempos modernos) y patrón con mas necesidad todavía de coger confianza y seguridad en su trabajo como capitán. 
De todas formas no vayáis a creer que no lo echaba en falta porque os equivocaríais. Cada vez se me quedaba mas pequeña mi bahía malagueña y en cada singladura el horizonte se me hacía mas atractivo sin contar con que todo mi trabajo de mantenimiento y arreglo del barco hacía cada vez mas adictiva la idea de habitarlo de forma mas estable. 

domingo, 19 de noviembre de 2017

Quimura belga. Cambio de bandera

Las banderas identifican la nacionalidad pero el nacionalismo solo es una cuestión puramente emocional. Quiero decir que el hecho de haber nacido en tal o cual sitio no implica automáticamente la necesidad de pertenencia e identificación colectiva. No es mas que un dato  puramente físico: esto ha ocurrido aquí. Luego la educación, costumbres y cultura nos talla la personalidad nacional. Nos identificamos en lo común que a su vez nos diferencia del resto de los pueblos. 


jueves, 14 de septiembre de 2017

Navegar con niños

No, no es fácil navegar con niños. Por lo menos a mi no me resulta sencillo. ¿Por que? Pienso que para ellos puede resultar aburrido. Y con ese adjetivo me refiero a la idea de navegar, es decir a salir a la mar sin mas objetivo que flotar dejando que el viento juegue con tus velas mientras te empuja sobre su lomo. 
 Los niños necesitan actividad. Pienso que por eso les gusta mucho mas la navegación con vela ligera, en la que ellos son los verdaderos patrones y las regatas, que te obligan a estar permanentemente en alerta y que aportan ese sentido de la competitividad que ellos manejan con tanta afición. 


sábado, 12 de agosto de 2017

Navegación nocturna. Inicios

Tras tres años de aprendizaje como navegante diurno y a pesar de la ingente cantidad de conocimientos y experiencias que aún me faltan por acumular, me daba la sensación de que me quedaba algo importante por experimentar: la navegación nocturna.


sábado, 15 de julio de 2017

Mesa de la bañera

El aprendizaje que el Quimura me está ofreciendo no hace mas que seguir los principios básicos de pedagogía: primero lo fundamental y básico para ir alcanzando lo exquisito. He ido reparando, tanto con mis manos como con mi dinero, lo que resultaba fundamental y necesario para una navegación segura y eficaz y como esa fase está casi finalizada puedo empezar a pensar en detalles que, sin dejar de ser funcionales y útiles, suponen también un elemento puramente estético. Entre otras cosas tenía pendiente el arreglo de la mesa de la bañera. Como comprobaréis por la foto que cuelgo a continuación estaba muy deteriorada ¡y eso que la madera ya está lijada en esa imagen!


domingo, 21 de mayo de 2017

Nuevo palo, nueva jarcia, nueva maniobra.

No, no he dejado de escribir. Si, he dejado de publicarlo. ¿Por qué? Eso da para otra entrada que no tiene que ver en absoluto con la navegación o los barcos aunque, casi puedo prometerlo, algún día colgaré mis opiniones y sensaciones al respecto. Pero hace poco tiempo ocurrió algo que me ha hecho volver a retomar este blog: Una buena amiga, Rosa, me pidió que no lo dejara, que a ella la gustaba y quería seguir leyendo. De forma que esto que escribo tiene mucho de homenaje a esta buena amiga.

viernes, 29 de julio de 2016

Tiempo de descanso. Solo navego

Me he dado unas vacaciones. Creo que me las he ganado. Con esa creencia como base he tomado la decisión de no plantearme mas arreglos en el Quimura (salvando las averías que puedan surgir de improviso) hasta el otoño que viene. O sea, que solo me planteo navegar, navegar y navegar. 
Soy consciente de que si me pongo a pensar seguro que encuentro docenas de cosas a las que debería dedicarle tiempo de trabajo y esfuerzo: la maniobra, por poner un ejemplo, debo actualizarla y reenviarla a la bañera o el genaker que  debo instalar y comenzar a usarlo por mencionar dos cosas así, sin darle muchas vueltas. Pero tras tanto tiempo de dedicarle horas, días y meses a ponerlo mas o menos al día, saliendo a la mar como mucho un día a la semana, ha llegado el momento de resarcirme. Y si además navego tan bien acompañado, mejor que mejor.