Entradas populares

sábado, 15 de julio de 2017

Mesa de la bañera

El aprendizaje que el Quimura me está ofreciendo no hace mas que seguir los principios básicos de pedagogía: primero lo fundamental y básico para ir alcanzando lo exquisito. He ido reparando, tanto con mis manos como con mi dinero, lo que resultaba fundamental y necesario para una navegación segura y eficaz y como esa fase está casi finalizada puedo empezar a pensar en detalles que, sin dejar de ser funcionales y útiles, suponen también un elemento puramente estético. Entre otras cosas tenía pendiente el arreglo de la mesa de la bañera. Como comprobaréis por la foto que cuelgo a continuación estaba muy deteriorada ¡y eso que la madera ya está lijada en esa imagen!



La idea que me rondaba por la cabeza era decorar la madera con un dibujo pirograbado. Debo decir que yo jamas he practicado ese arte pero que no me parecía fuera de mi alcance si además tenemos en cuenta que no pretendía realizar una obra de arte sino solo que quedase algo bonito y hecho por mi. Fue mi mujer la que dio con el motivo oportuno pues yo llevaba días buscando algo que me satisficiese pero no hallaba nada que me gustase, entonces a ella se le ocurrió que podría grabar una rosa de los vientos que además resulta que llevo tatuada en el brazo. Me lo imprimió en el tamaño adecuado y en cuanto lo vi ya no tuve mas dudas. Lo calqué en la madera y comencé el pirograbado. 



Para el que desconozca el sistema de pirograbado diré sucintamente que se trata de ir quemando la madera. Imaginaos que tenéis en las manos un soldador de estaño eléctrico y que con la punta caliente tocáis un panel de madera; esa es la idea y en la anterior fotografía se puede ver el comienzo del proceso. La diferencia con lo que he dicho es que mi mujer tiene un aparato de pirograbado que funciona de maravilla. Solo tiene una punta aunque se venden montones diferentes de puntas para efectos de lo mas variado, pero yo con la que tengo me apañé de sobras. Y con paciencia y tiempo este fue el resultado de mi empeño.


Una vez finalizada la parte decorativa añadí al conjunto unos listones que permitieran frenar, en la medida de lo posible, las cosas que estuviesen encima. Se puede observar también en la foto de arriba como quedó el conjunto.

El siguiente paso fue el del barnizado y la limpieza de los elementos de acero inoxidable que permiten su instalación en la bañera. Estos son dos: una barra en forma de S (mas o menos) y una placa que va fija en la parte inferior de la mesa y que encaja en la barra pudiendo dejarla bien apretada para evitar movimientos. Pongo a continuación una foto con el eje colocado en su sitio. Como seguro que comprenderéis es de quita y pon, vamos, que la mesa se pone y quita cada vez que quieras usarla.


Os reconozco que el resultado final me encanta. Se que, como siempre sigo, no es un trabajo profesional, pero el haberlo hecho yo mismo y el nivel alcanzado me llena de orgullo. Presumido que es uno. 



Otro tema era donde estibar la mesa. Anduve dándole vueltas hasta que se me ocurrió que el armario era un buen lugar pero no tenía ganas de que ocupase sitio así que encargué tres herrajes como estos.


Y con ellos formé una zona de estiba con dos en la base y uno en lo alto donde la mesa va bien segura y sin ocupar sitio apenas. Ha quedado así.


En fin, aunque no estoy nada seguro de si esto pudiera interesarle a alguien si que me da pie para deciros que, como ya tengo mesa, no tenéis mas que decirlo y puedo invitaros a un café, cerveza o copita de vino con un mínimo de elegancia. ¿Gustáis?

No hay comentarios:

Publicar un comentario